martes, 5 de enero de 2016

UNA SUBVENCIÓN A LOS FRUTOS SECOS SE PIERDE AL PONER GOTEO

El MAGRAMA retira las ayudas al cultivo de almendro que apostó por el riego localizado

Considera que esta decisión va a en contra del decreto de ayuda aprobado por el Gobierno 

 

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha eliminado la ayuda correspondiente al concepto de apoyo a los frutos secos o de cáscara a aquellos cultivos que han apostado por el riego localizado, según está informando la Comunitat Valenciana a muchos agricultores. La decisión del Magrama se basa en el incumplimiento de las condiciones que se especifican en el decreto correspondiente y en concreto se debe todo ello, en la mayoría de los casos, al hecho de haber puesto riego localizado a dichos almendros, lo cual constituye una evidente contradicción con los parámetros de productividad que deben regir, si bien es cierto que se contraviene lo estipulado en la citada normativa. Se trata de un montante económico de 33,68 euros por hectárea, pero resulta evidente que el asunto tiene relevancia por el nivel de absurdo que puede alcanzarse en el entramado de las políticas y las ayudas agrarias.


Ayudas a la producción de frutos secos
Los productores de frutos secos (almendras, avellanas y algarrobas) tienen derecho a las siguientes ayudas:
  • Una ayuda de la PAC de unos 200 euros por el 'pago básico' y el 'pago verde'. Este concepto lo cobran todos los agricultores que tengan realizado el cambio de cultivo y tengan derechos de cobro de la PAC
  • A esto se añaden dos ayudas asociadas:
    • Una es de tan solo 8,26 euros por hectárea para quienes estén asociados en una organización de productores. Aprovechando esta entrada, desde aquí animamos a los asociados a estas organizaciones de productores, mal llamadas Cooperativas en muchas zonas, a que comparen lo que les cobran en concepto de asociado y el importe de la ayuda para ver si les compensa estar asociados a estas organizaciones o no, las cuales obligan a sus asociados a la venta íntegra de sus producciones a las mismas según normativa.
    • La otra es la polémica que discrimina al regadío. Su cuantía son los citados 33,68 euros por hectárea y para tener derecho a la misma se ha de contar con una superficie mínima de 0,51 hectáreas, una intensidad de plantación por hectárea de al menos 80 almendros, 150 avellanos o 30 algarrobos y encontrarse el cultivo en secano.


La paradoja de la norma

Nada de regadío, excluido. Aunque el mismo decreto detalla que "el objetivo de esta ayuda es frenar el abandono que afecta a dichas especies, con el consiguiente problema social, medioambiental y económico que conllevaría", según recoge V. Lladró en lasprovincias.es


Se trataría de una contradictoria visión del Ministerio al especificar estas nociones, porque no se entiende que vea más favorable que se evite el abandono si es de secano en lugar de regadío.  Asimismo, se da la curiosa paradoja de que la normativa tiene una excepción para las avellanas, que sí cuentan con ayuda aunque estén en regadío. La producción se centra mayoritariamente en Cataluña.


Por otra parte, cabe señalar que es la instalación permanente de riego a goteo la que descubre el asunto, porque las gomas están siempre y se ven sobre el suelo. Si se tratara de riego a goteo enterrado no se vería. Y tampoco si se da un riego de socorro a manta.